jueves, 12 de mayo de 2016

Reválida de 4º de ESO: “sostenella y no enmendalla”

En aplicación de nueva ley educativa, LOMCE, en el curso 2016-2017 los alumnos de 4º de ESO, actualmente en 3º, realizarán una prueba de “reválida” al finalizar el curso, sin cuya superación no obtendrán el título.
El borrador del Ministerio ha introducido algunas modificaciones, con lo que los aspectos más relevantes quedan como sigue: 

LA PRUEBA NO SE HARÁ EL MISMO DÍA EN TODA ESPAÑA
  • Las CCAA determinarán fecha, lugar, redacción de preguntas, guías de codificación y corrección y designación de tribunales y de profesores correctores externos.
  • Se creará una “comisión central” con el Gobierno más rectores y autonomías (que no tendrán voto), para proponer el diseño y contenido de las pruebas.

SE REDUCE EL NÚMERO DE PREGUNTAS
  • Los alumnos se examinarán de cuatro asignaturas troncales (Geografía e Historia, Lengua, Matemáticas y Lengua), más dos materias de opción del bloque de las troncales, más una materia específica. Es decir, siete en total.
  • Cada prueba tendrá una duración de 60 minutos con descansos de 15  minutos entre cada dos pruebas. Podrán realizarse en un total de 4 días.
  • Cada prueba tendrá un máximo de 15 preguntas. Se modifica el anterior formato con 350 preguntas “tipo test”.  Según el borrador habrá preguntas abiertas y semiabiertas.

NO HABRÁ RÁNKINGS DE CENTROS
  • La contestadísima posibilidad de clasificar a los centros según resultados ha quedado en suspenso. Los resultados se ofrecerán a cada centro.

SI EL ALUMNO NO APRUEBA NO PUEDE SEGUIR ESTUDIANDO
  • Si no se aprueba ni se puede seguir estudiando, ni se consigue el título de ESO.
  • A la prueba podrán presentarse alumnos con dos asignaturas suspensas, siempre que no sean, a la vez, Matemáticas y Lengua.
  • La nota final será un 30% la reválida y un 70% la media del curso.
  • Las pruebas del curso 2016-17 no tendrán validez académica, lo que si sucederá a partir del curso siguiente.

En resumen, parche sobre parche sobre una ley impuesta al margen y en contra de la comunidad educativa. Una prueba que no aporta absolutamente nada a la calidad de la enseñanza, más allá de un nuevo obstáculo para los alumnos. ¿Qué será de un buen alumno, que tenga un mal día (enfermedad, depresión, fallecimiento de un familiar, …)? La condena a no obtener el título y a volver un año más al centro o a retirarse definitivamente.
Una reválida con la que el Ministerio pretende suplir una verdadera mejora de la calidad de la educación con más recursos, menor ratio, mejor sistema de formación permanente del profesorado, y una ley educativa consensuada que ofrezca estabilidad al sistema educativo por varias décadas.

Tal y como va el asunto, la única opción es que el nuevo gobierno salido de las urnas decrete su paralización y se dedique a consensuar sobre la base de la no imposición ni del cálculo partidista.

martes, 3 de mayo de 2016

Selectividad: cambiarlo todo para que (casi) nada cambie

Marcha atrás (a medias) del Ministro de Educación en la reválida de 2º de bachillerato, sustituta de la actual selectividad, para el curso 2016-2017
Con unas elecciones encima, con una presión y rechazo generalizado en toda la comunidad educativa, de padres a profesores, pasando por rectores de las universidades, o la totalidad de la oposición política y sin el rodillo parlamentario del Partido Popular, el Ministerio introduce cambios en la prueba de reválida que contemplaba la LOMCE. 
  • NO HABRÁ ORGANIZACIÓN ÚNICA EN ESPAÑA
    • EL Ministerio determinará el marco general de la prueba.
    • Las CCAA realizarán las evaluaciones, y determinarán fechas, pruebas y tribunales.
  • LOS CORRECTORES SERÁN FUNCIONARIOS DE INSTITUTOS Y UNIVERSIDADES
    • Se descartan las correcciones externas.
    • ¿Dónde iban a encontrar mejores especialistas?
  • NO SERÁ TIPO TEST
    • La LOMCE preveía 350 preguntas “tipo test”, lo que ha quedado descartado.
    • Las pruebas serán como hasta ahora, de desarrollo.
    • Quién sería el iluminado que pensó que para entrar en la Universidad se hiciese una prueba como la del carnet de conducir. ¿Dónde iba a quedar la interpretación de un texto de Cervantes, la traducción de un conversación en inglés, o el desarrollo de una ecuación matemática?
  • MISMAS ASIGNATURAS, MISMA NOTA
    • Los alumnos se examinarán de 5 asignaturas troncales, 2 opcionales y 1 específica.
    • La puntuación será sobre 10 y los alumnos que voluntariamente se presenten al examen de más asignaturas podrán alcanzar el 14. 
  • SOBRE LA POSIBILIDAD DE QUE CADA UNIVERSIDAD HAGA UN EXAMEN PROPIO
    • Cada Facultad/Universidad podrá realizar su propio examen de acceso.
    • Parece que los rectores se están poniendo de acuerdo para que no sea así.
  • MALA NOTICIA: SIN APROBADO NO HAY TÍTULO
    • Para obtener el título de bachillerato no bastará la nota de los dos cursos. 
    • Será necesario aprobar la reválida.
    • La nota final se calculará con la media de los dos cursos de bachillerato, que contará un 60%, y la del examen, que contra un 40%.
    • Y esta es la más injusta de las novedades. Un alumno puede tener un mal día, por muerte de un familiar, una enfermedad, una depresión y quedarse no sólo sin acceder a su carrera preferida, sino sin título de bachiller, después de haber aprobado los dos cursos, hasta puede que con buena nota. Un año mano sobre mano.

Todo esto será así si continúa este gobierno y la LOMCE sigue su curso. En caso contrario, hay bastantes posibilidades de que se derogue o se paralice su aplicación.
Tanta energía, tanto tiempo, tanta lucha, tanta inseguridad para alumnos, padres y profesores, para casi volver al punto de partida. Cuando una negociación con la comunidad educativa podría habernos ahorrado tanto.